domingo, 28 de diciembre de 2014

Las calles de Guaro

                                         LAS CALLES DE GUARO
Nuestro pueblo tiene una historia castellana desde 1571 y, anteriormente, la morisca, la mudéjar y la musulmana, que remonta al siglo XIV como mínimo. 




                                                 Calle Rodahuevos
En el apeo de Guaro de 1571, ya aparecen nombres de calles que mantienen el mismo nombre que el actual: calle Torre, calle  Enmedio, Plaza, referida a la Plazuela, ya que la  Plaza actual es posterior; calle Parras, calle Monda, calle Málaga, calle Iglesia, calle Barranco, calle de la Serrezuela ( la que hoy es Una Acera) y sigue hacia la Sierra.
 CALLES QUE EXPRESA DIRECCIÓN
1)    Calle Málaga, calle que conecta con el camino de Málaga pasando por Coín. Enlaza con calle Monda
2)    Calle Monda, que conecta con el camino que va a Monda, comienza en esquina con calle En medio.
3)    Calle de la Torre, que conduce a lo que era la torre. Antiguamente, comenzaba en lo que hoy es calle Pósito, junto a la Plaza.
4)    Calle de la Sierra, que conduce a la sierra. Antiguamente, comenzaba en lo que hoy es calle Una Acera: sería la calle más larga de Guaro. La calle Sierra se dividía en calle Alta de la Sierra y calle Baja de la Sierra, lo que hoy es calle Las Palomas, que no aparece en el censo de 1936.
5)    Calle de la Iglesia, que va a la iglesia, complementada con la calle San Miguel que se dirige a la iglesia de san Miguel Arcángel desde la Callejeta que sube a la iglesia, ya que el acceso por calle Pósito era muy complicado al ser muy estrecho y pendiente, además de terrizo.
6)    Calle Pósito, que sube al pósito, esquina con calle Enmedio.
7)    Calle Barranco, que se dirige al barranco  del arroyo de Guaro.
8)    Calle del Castillejo, que puede hacer mención de alguna fortaleza que hubiera en Guaro además de la torre, o bien, que se dirigiera a la torre o castillo de Guaro desde otro acceso, por calle Monda.
9)    Calle del Mocabel, calle muy reciente, ya que el Mocabel es un pago de Guaro pegado al pueblo que recuerda al cementerio árabe. Algunos vecinos siguen llamando Nocabel, pensando que el cementerio se quedó pequeño y hubo que trasladarlo. Comenzó con locales de apero y cuadras. Con el tiempo, se transformaron en casas.
10)                      Calle del Muladar, se dirige desde la iglesia a lo que los árabes llamaban el muladar, lugar de echar los desperdicios y el estiércol. En 1571, se hace mención del callejoncillo que sube desde la iglesia al muladar, muy estrecho cuando aún permanecían unas casillas, que luego se tiraron para ampliar la iglesia. Lógicamente, hubo que dejar de arrojar restos para sanear el lugar y utilizarlo como viviendas. Es la calle más estrecha de Guaro.  En el censo de 1936, aún no aparece como calle.
11)                      Calle de la Ermita, antigua calle Real, llamadas así a algunas calles principales. Debe su nombre a la ermita de  san Antón. Comenzaba en la casa de lo que fue el bar de Fernandito y se dirigía hacia el fin del pueblo, que se encontraba en lo que hoy es bar la Espuela. El resto era un camino que se dirigía a Tolox por Chiribenítez. La ermita estaba en el Llano de Rafaela, hoy Plaza de los Cuentos.
12)                      Calle de La Fuente, que conducía a la fuente principal de Guaro que estaba en la actual Plaza. Era un venero rico que, con sus sobrantes, regaba las tablas de lo que se llamó La Huerta del Lavadero de las Mujeres. Iba desde la calle Barranco a la Plaza de la Constitución.
13)                      Calle de La Puente, era la calle que contenía el puente y se dirigía desde la calle Monda, esquina con calle Enmedio hasta el puente, que se encontraba delante de la actual Fuentezuela. Era una calle que contenía un arroyo y dos veredas al lado de cada  ribera del arroyo. Posteriormente, se llamó calle  de Las Parras a lo que era la calle Parras más la de La Puente. Esta calle, después de 1936, se llamó calle Nueva, ya que se había rellenado el arroyo y se eliminó el puente, este hecho es anterior al 36 . Los mayores recordaban el puente de niño, más o menos sobre los años 20 y se separó de la antigua Parras. En Guaro existió el apodo De la Puente.  En el censo de 1936, aún se llama de Las Parras. La calle Nueva, debido a la peligrosidad de las torrenteras que bajan de la Sierra, Cañada Las Caleras, se embovedó en 1991. Curiosamente, sufrió el proceso contrario al relleno del cauce, que resultó ser muy peligroso, y el que escribe lo ha padecido en numerosas ocasiones. El vecino que peor lo pasó fue Baustista Carabantes, que, en una noche de tormenta, intentó retirar su coche y estuvo a punto de ser arrastrado por la riera. El alcalde Carretero inició el proceso de embovedado y lo concluyó el alcalde Rueda.
14)                      Calle de La Cruz es una nueva calle que procede de la antigua calle Plaza o Plazuela, que se dirigía desde la calle Málaga hacia la Plazuela y llegaba hasta la confluencia con calle Pósito. Después de la Guerra Civil, se construyó un monumento a los Caídos por Dios y por España: una cruz en el exterior de la iglesia. La calle Cruz va desde la Plazuela hacia la iglesia, o mejor, hacia La Cruz. El 20 de noviembre, durante muchos años, en dicha cruz se conmemoraba a los caídos en el bando nacional.
15)                      Calle de La Fuente de la Teja, que se dirige desde Una Acera hacia el molino de la Sociedad o El Porvenir de Guaro (1914) y viceversa. Debe su nombre a una fuente que se encuentra en la cañada  Del Mudo,  que se dirige hacia la fuente de San Isidro.
16)                      Calle del Cerrillo más Pasillo del Cerrillo es la calle que conduce a lo más elevado del pueblo o Cerrillo. Hoy en día es una calle con las mejores vistas desde Guaro: el horizonte llega hasta Sierra Nevada.
17)                      Calle del Hospital, de reciente creación. Se dirige desde la calle de La Fuente de la Teja o Teja hacia lo que fue casa de recogimiento, hospicio u hospital, una casa de acogida para los necesitados que había fundado un cura natural de Guaro, Lorenzo González García a mediados del siglo XIX. La calle termina en la calle la Ermita, en lo que fue molino de La Médica. Esta casa se puede ver en el plano de las minas de cinc y en el plano del año 1923.




Calle de Monda
CALLES QUE HACEN REFERENCIA A UNA PECULIARIDAD
1)    Calle Enmedio, que debe su nombre a la situación de la calle. Atraviesa por medio al pueblo de izquierda a derecha. Deja arriba la Sierra y abajo la Plazuela.
2)    Calle Rodahuevos, que tiene un nombre característico de su gran pendiente. Este nombre se encuentra igual, y en calles pendientes en Alozaina y Monda.
3)    Calle de La Laja, que recibe el nombre de las grandes piedras o lajas, lo que los árabes llamaba alájar, que se encuentra en su trayecto.
4)    Calle de Los Poyos, que se refieren a los poyetes de entrada a las casas que se construyen para salvar el desnivel de las calles en pendiente.
5)    Calle Peñuelas, que alude a las peñas en su alrededor, en los límites con el barranco.
6)    Calle de Una Acera, por tener, inicialmente, una sola acera de casas, el lateral izquierdo, según se sube desde la plaza. El lateral derecho  daba a la  cañada del Mudo  y tenía una pendiente que dificultaba la construcción de la otra acera.
7)    Calle Centro, de nombre reciente. Se encuentra en el punto más o menos central del pueblo. Sube del Muladar hacia la   Sierra.
8)    Calle Molino, que recuerda al molino de Antonio Oña Jiménez. Es una calle moderna, construida a raíz de la parcelación del molino.

CALLES CON NOMBRES DE SANTOS
1)    Calle de San Miguel, que debe su nombre a la iglesia, ya mencionada anteriormente.
2)    Calle de San Juan, no aparece en 1936. Se dirige desde calle Una Acera hacia calle Sierra ya en su pate baja. San Juan es un santo muy festejado en Guaro con romerías a Río Grande.

CALLES CON NOMBRE DE PERSONAS
1)    Calle del Doctor Sebastián Millán Peña. Fue médico en Guaro durante muchos años.  Casó en Guaro. Murió en Guaro en 1912. Tuvo hijos que vivieron en Guaro, entre los que está don Juan Millán Palma, médico. Donó los terrenos del nuevo cementerio, construido en 1894.
Después de la Guerra Civil tuvo un nombre coloquial calle Franco, por vivir en ella muchos vecinos de derecha.No tuvo placa con ese nombre.
2)    Calle del Comandante Benítez, héroe de la guerra de Marruecos. Murió defendiendo la plaza de Igueríben, cerca de Annual, murió en dicho sitio el 21 de julio de 1921. Era de  El Burgo y se le concedió la Laureada de San Fernando por mérito en el combate. Los de Igueriben mueren, no se rinden , frase que dijo en la lucha contra Abd-El Krim. En 1926, se erigió un monumento en Málaga, en el Parque, en su honor. Estaban presentes el rey Alfonso y el dictador Miguel Primo de Rivera. En el censo de 1936, ya aparece el nombre de la calle, en sustitución de Plazuela o Plaza.
3)    Calle Manuel García del Olmo, el que fuera gobernador civil de Málaga el 3 de octubre de 1945. Era notario de Lora del Río (Sevilla). La calle sustituyó a calle Ermita. En 1948 visitó Guaro.
4)     Calle Ramón Castilla Pérez, gobernador civil de Málaga el 22 de julio de 1962. Era teniente coronel de Intendencia del Ejército del Aire. Natural de Capileira (Granada) y conocido de don Joaquín Puga Juárez. La calle era lo que hoy es calle Granada. Fue la primera calle del nuevo barrio de los años sesenta, creado en la finca de Frasquito Pincho. Con la Democracia, cambian los nombres de los gobernadores del franquismo.
5)    Calle de José Flores, que sustituyó a calle Una Acera. José Flores Torres fue el primer alcalde franquista tras la toma de Guaro en 1937. Durante la corporación de don Joaquín Puga Juárez, se le concedió el nombre de la calle. A la entrada de la Democracia, se volvió a su primitivo nombre.
6)    Calle Bejilama, debe su nombre a las iniciales de los propietarios del terreno en el que se encuentra la calle: Bellido, Jiménez, Lara y Maza. Va desde la fuente de San Isidro a las  antiguas tenerías. Está en la antigua huerta de Pirulí, que luego fue de Rafael Marmolejo.


CALLES CON NOMBRE DE CIUDADES DE ANDALUCÍA

1)    Granada, que sustituyó a calle Ramón Castilla Pérez.  
2)    Cádiz , anteriormente, hasta 1981, se llamó Millán Astray, el fundador de la Legión. Fuente facilitada por un vecino, Antonio Agüera Ruiz El Americano.
3) Sevilla.
4) Córdoba.
5) Almería
6) Huelva.
Las calles Sevilla y Córdoba tuvieron otro nombre que recordaban a dos guareños que fueron asesinados en Genalguacil:
 Calle Rafael Vidales Ordóñez   
 Calle Juan Ocón Ruiz. Parece que fue una propuesta de Juan Vidales Carretero, hijo de Rafael Vidales y testigo de aquellos hechos, ya que estaba en la cárcel con ellos. De este tema ya hablamos en la Guerra Civil primera parte. Al entrar la Democracia, estos nombres desaparecen. De todas las calles con nombre de personas, solo se deja la del Doctor Sebastián Millán Peña.
Estas calles están en la nueva barriada, creada en los años sesenta y setenta que se construyó en los terrenos de Valentín, descendiente de Julián Blasco, comerciante que se instaló en Guaro y vivía en calle Barranco.
Como eje de las calles Sevilla, Cádiz, Almería, Córdoba y Huelva, se encuentra la Calle Mensajero, que rompe con el nombre de las ciudades andaluzas. Esta se encuentra en lo que era la cañada de las Clavellinas, manantial junto al molino de Emilio Palma, antes de  La Médica. Servía también como desagüe del alpechín del molino. Parece que Emilio Palma y Juan Gil El Popó decidieron este nombre porque por ahí enviaban al mensajero del molino y de la fábrica de almendra, que antes estaba en esta calle, al pueblo: la calle del mensajero que va al pueblo y viene del pueblo. El Ayuntamiento aceptó el nombre, de ahí que falte la calle Jaén en esa barriada. La de Málaga ya estaba de antiguo.

CALLLE CON NOMBRE DE PUEBLOS DEL ENTORNO SIERRA DE LAS NIEVES Y GARBÍA
1)    Calle Tolox.
2)     Alozaina.
3)     El Burgo.
4)    Casarabonela.
5)    Istán.
6)     Yunquera.
7)     Ojén.
Estas calles se encuentra en la antigua finca de La Viña Grande, que fuera después de Antonio Jiménez Muricio. Tiene como eje central a la Avenida de San Sebastián, antiguamente Circunvalación de Guaro.

AVENIDAS


1)    Avenida de Andalucía, que sustituye a la antigua calle García del Olmo y continúa hacia lo que era la Carretera. Termina en la Glorieta del padre José Carretero. Contiene la Plaza Al- Ándalus, frente al centro cultural Al-Ándalus.
Es la arteria principal de Guaro.

2)    Avenida de San Sebastián, de reciente creación, que hace mención al patrón del pueblo. Es otra arteria del pueblo que se dirige desde la Glorieta del padre Carretero hacia la carretera de Monda. Es una calle en expansión por la carretera.
3)    Avenida de Pablo Ruiz Picasso, el malagueño más universal. Está en el comienzo de la antigua carretera Guaro- Monda, hoy por avenida de San Sebastián. Contiene el parque infantil Picasso.

PLAZAS DE GUARO
1)    Plaza de la Verduras, del Pescado o Plazuela. Era la plaza antigua en donde se desarrollaba la vida pública de Guaro. Estaba cerca del Ayuntamiento, del cuartel, de la cárcel, de las escuelas. Tenía posada, alambique, vendía el aguardiente. Era el lugar en el que se vendían los productos alimenticios.

2)    Plaza de la Constitución, en lo que hoy es la Plaza, antiguamente, Plaza de José Antonio Primo de Rivera, fundador de la falange. En 1912 ya aparece con el nombre de la Constitución, seguramente recordando la del 1812. Hoy en día contiene el Ayuntamiento y numerosos bares, antigua posada de  La Rejuana, el antiguo cine María, el lavadero y la antigua fuente. La fuente y el lavadero desaparecieron en posteriores reformas. La parte que conduce al cine también se llamó Calleja de la Plaza.
3)    Plaza Al –Ándalus. Es una consecuencia del Festival de la Luna Mora, uno de los escenarios del la Luna Flamenca. Se encuentra enfrente del centro cultural Al-Ándalus, antiguo molino de la Sociedad  El Porvenir.
4)    Plaza de los Cuentos. En lo que era el llano de Rafaela, antiguo lugar de la feria de Guaro. También es fruto de la Luna Mora: es la plaza donde se representa el cuentacuentos.
5)    Plaza del Puerto Monda. Se encuentra en la amplitud de la calle de Monda. Es un lugar que conduce al auditorio de la Luna Mora. Ahí se dibujan imágenes con velas que atraen a los visitantes para hacerse fotos para el recuerdo.


                                                                                           José Naranjo



lunes, 27 de octubre de 2014

sábado, 18 de octubre de 2014

Cartilla del somatén Francisco Jiménez Vidales "Curro"

http://1drv.ms/1y3v1D0

CARTILLA DEL SOMATÉN FRANCISCO JIMÉNEZ VIDALES CURRO. AÑO 1925. ÉPOCA DE LA DICTADURA DE PRIMO DE RIVERA.
FOTO CEDIDA POR JOSÉ GÓMEZ OCÓN  PEPE CURRO.
SIGUE ESTE ASUNTO EN EL CAPÍTULO DEL SIGLO XX  ÉPOCA DE FRANCO.
PINCHA EN EL ENLACE DE ARRIBA.

http://1drv.ms/1y3wRUm

REVÓLVER DEL SOMATÉN.
PINCHA EN EL ENLACE DE ARRIBA

http://1drv.ms/1y3yS2W

MUNICIÓN DEL REVÓLVER.
PINCHA EN EL ENLACE DE ARRIBA.






domingo, 5 de octubre de 2014

DEPORTADOS 1969, A GUARO, JUAN LEÓN FLORES

http://alacarta.canalsur.es/television/video/deportados-1969/25573/127

PINCHA EN ESTE ENLACE PARA VER EL DOCUMENTAL.
Una imagen vale más que mil palabras.

Durante el estado de excepción de 1969, deportaron a numerosos sindicalistas clandestinos de las Comisiones Obreras de Andalucía a pueblos de otras provincias a las de origen, en este caso, los deportados son sevillanos. Previamente, habían sido detenidos, torturados y aislados, sin juicio alguno. A los pocos meses, sin información  a la familia, se les traslada de la cárcel a los lugares de deportación (algunos fueron al Sáhara español).

A la provincia de Málaga, deportan a cuatro: Guaro, Tolox, Yunquera y Benadalid.
A Guaro, Juan León Flores, trabajador de Construcciones Aeronáuticas, detenido el 25 de enero de 1969.
A Benadalid, Manuel Ortiz Vizcuete, fallecido  en 2011.
A Tolox, Antonio Gasco. Aparece en el documental.
A Yunquera, Antonio García Cano, fallecido en 2011.

El documental que tenéis en el enlace de arriba, está basado en el libro La Dictadura en la Dictadura: detenidos, deportados y torturados en Andalucía durante el estado de excepción de 1969. Eloísa Baena Luque, Alfonso Martínez Foronda e Inmaculada García Escribano. Editorial El Páramo. Memoria histórica. 2011. Fundación Estudios Sociales de CC.OO.
     
                                                                                                                                 
En otro trabajo de investigación: Encarna Ruiz Calacho,  Historia de las Comisiones Obreras de Andalucía. Universidad de Sevilla. 2002. Serie Historia y Geografía, n.º 76, se cita a Juan León Flores entre otros.

La línea de investigación sigue. Espero tener pronto más datos sobre la estancia en Guaro.

                                                                                                                         José Naranjo

domingo, 21 de septiembre de 2014

CARTILLA DE RACIONAMIENTO DE ANA OCÓN LARA

http://1drv.ms/1urkJu0

ESTA CARTILLA PERMITÍA COMPRAR ALGUNOS ALIMENTOS QUE, DEBIDO A LA ESCASEZ, ESTABAN RACIONADOS.

PINCHA EN EL ENLACE DE ARRIBA PARA VERLO.

PLANO DE GUARO 1923

http://1drv.ms/1qkGRCn

ESTE PLANO SE ENCUENTRA EN LOS DOCUMENTOS DEL TRAZADO ELÉCTRICO DE 1923.

PINCHA EN EL ENLACE DE ARRIBA Y PODRÁS VERLO.



jueves, 18 de septiembre de 2014

CAPÍTULO XX ETAPA DEMOCRÁTICA 1979-1991

POR RAZONES TÉCNICAS TENGO QUE PUBLICAR EL CAPÍTULO A TRAVÉS DE ONE DRIVE.

PINCHA EN  ESTE  ENLACE Y PODRÁS VERLO COMO ANTES.



http://1drv.ms/Xo2YRm


jueves, 7 de agosto de 2014

ÁRBOL GENEALÓGICO PRIMER CONDE DE GUARO

http://1drv.ms/1okR4mb


ÁRBOL GENEALÓGICO DEL PRIMER CONDE DE GUARO, DON JUAN CHUMACERO Y CARRILLO LASSO DE LA VEGA
REAL DESPACHO DE 28 DE SEPTIEMBRE DE 1648
DON RAMÓN PATIÑO, CONDE DE GUARO EN 1808

PINCHA EN EL ENLACE DE ARRIBA PARA VER EL DOCUMENTO

viernes, 20 de junio de 2014

CENSOS ELECTORALES 1912-1927-1932

                                     


                                      CENSOS ELECTORALES 1912- 1927 Y 1932

Censos de 1912 y 1927( Alfonso XIII  y Primo de Rivera)  con datos de varones mayores de 23 años.
Censo de 1932, II República, con datos de varones y mujeres mayores de 23 años.
Estos censos nos permite reconstruir los datos perdidos tras la quema del Archivo Parroquial. El Registro Civil de Guaro  tiene datos a partir de 1873. En el censo del 12, vienen personas de avanzada edad que, lógicamente, no aparecen en el Registro Civil de Guaro. Es una forma de reconstruir nuestra población, aunque sea solo masculina o de cabezas de familia, cosas de aquella época en la que la mujer no votaba.




Pincha en el enlace de abajo





martes, 17 de junio de 2014

CENSO ELECTORAL 1936

http://1drv.ms/1lN0fdI




                                               CENSO ELECTORAL DE 1936

En este censo, aparecen hombres y mujeres con más de 23 años. Es muy interesante para localizar a nuestros padres, abuelos y parientes, sobre todo para aquellas personas que abandonaron el pueblo y perdieron el contacto. También, podemos ver la profesión de nuestros habitantes de 1936 (ya lo publiqué en la etapa republicana).
Son archivos de la Diputación de Málaga.


PINCHA EN EL ENLACE DE ARRIBA

jueves, 5 de junio de 2014



 PREGÓN DE LA FERIA DE GUARO 23-8 2012
FRANCISCO OÑA NAJARRO, COMANDANTE DE LA LEGIÓN ESPAÑOLA


Buenas noches, paisanos y paisanas y a todos los que os acompañan.

Mis primeras palabras son para expresar mi más sincero agradecimiento a la Corporación Municipal por aceptar mi nombramiento como pregonero para la feria de este año, dándome la oportunidad de recordar los primeros dieciochos años de mi vida en este maravilloso Guaro.

Mi agradecimiento también al amigo Pepe Naranjo por acordarse de mí para este acto. Nos conocemos desde que era un chaval; coincidimos en el instituto de Martiricos de Málaga; iba acompañado de su madre para el examen de ingreso de Bachillerato y yo me examinaba de los dos primeros cursos. Entonces, yo era mayorcito, había nacido mi hija y otro que estaba en camino. Yo continué en el instituto en clases nocturnas hasta terminar el bachiller.

Y ya pasamos al tema del día:

                                  GUARO EN LOS AÑOS CUARENTA

FERIA

COSTUMBRES

SOCIEDAD

                                                   LA FERIA

Su celebración: Era al final de septiembre coincidiendo con el día de san Miguel, patrón de la iglesia.

Lugar : En la plaza y en dos calles adyacentes.

En el centro se colocaba un gran poste para el enganche del alumbrado y farolillos. Se instalaba en un lateral un entarimado para la banda de música, que venía de Alozaina ,y, en una esquina, se montaba una pequeña noria (cuatro barquillas), era la única atracción de la feria. La zona del centro quedaba reservada para el baile.

En las dos calles se instalaban las casetas de tiro y otros entretenimientos, así como los puestos de dulces.

Fuera de la plaza se montaba una verbena, junto al cuartel de la Guardia Civil, donde luego se construyó la casa del médico.
También se hacía baile en casa de Rafaela o Vitoria. En la carretera se organizaba una carrera de cintas para caballos.


SU DESARROLLO

Por la mañana: Se iniciaba la feria con lanzamientos de cohetes y pasacalles, acompañado de gigantes y cabezudos, terminando el recorrido en la plaza. Y, a partir de entonces, la gente se dedica a charlar y a tomar su copita de vino o aguardiente, que eran las bebidas más frecuentes de esa época.
Los menores nos teníamos que contentar con una gaseosa fresquita, pirulines o helados hechos por José Jare o Miguel “El Vinagrero”.

Por la tarde: Se sale ya vestido con ropa de estreno, que había sido hecha por las costureras de Guaro. A mi casa venía Isabel, la suegra de Pedro “El Carnicero”, y nos hacía ropa a todos con tela que, anteriormente, había comprado mi madre a Juan “El Catano”, que venía con su borriquita de Monda.

La primera actuación era la carrera de cintas, cerca del cuartel. Había buenos jinetes: Juan “El de Filomena”, Juan “El Pimpollo” y Diego”El de los Gómez” entre otros.

Luego, en la plaza, se empieza a concentrar el personal y comienzan las distintas actividades: noria, casetas, bares, música y bailes.

Por la noche: Es la hora de los matrimonios, ocupando las mesas de los bares en la plaza (que había que despabilar para coger una), participando en bailes y atracciones hasta altas horas de la noche. Otros iban a la verbena junto al cuartel y, los más jóvenes, al baile de Rafaela o paseaban.

El día del patrón de la iglesia, san Miguel, se sacaba en procesión al santo con la música y gran acompañamiento de fieles.

También solía venir para la feria una compañía de teatro: cantes, chistes, juegos y bailes. Cuando actuaban las chicas del baile, los espectadores varones se animaban y gritaban: ¡aire!, para que las bailarinas revoloteasen las faldas.

Un año vino una atracción nueva, las sillas locas, que fue la gran novedad de la feria. Todos querían subirse: niños, jóvenes, hombres y mujeres; desde que empezaba a funcionar, siempre había cola. De los que pretendían subir, había algunos cuya constitución física no se adaptaba al asiento de la silla, pero, con algún esfuerzo, conseguían acomodarse. El problema venía al terminar y tener que salir de la silla, dándose casos de bastante apuro. Como esta atracción ocupa mucho sitio en la plaza, al año siguiente se montaron las atracciones a la entrada del pueblo.

Como al final de septiembre casi siempre solía llover, se trasladó la feria a principios de septiembre.

JUEGOS

En aquella época los chicos jugaban preferentemente a las bolas, al trompo, salto al palo y al fútbol. Las chicas a la comba y al copo.
Para el fútbol, como no había balones, hacíamos pelotas de trapo bien atados con cuerdas, que, por cierto, no era fácil conseguirlos, pues la ropa se aprovechaba al máximo. Si se producía “un siete”, se zurcía; si era un roto, se le colocaba un parche.
El campo de fútbol estaba en la curva de la carretera y, aunque estaban las cunetas, no importaba, se seguía dándole patadas.

COSTUMBRES

Carnaval: La diversión se centraba en el lanzamiento de papelillos, serpentinas y baile de la jerigonza. En la plaza se iniciaba una rueda que, poco a poco, iba creciendo hasta llenarla toda, mientras que las chicas lucían sus llamativos coloretes. Todas las distracciones tenían que ser a cara descubierta, pues las máscaras no estaban permitidas.

Semana Santa: Se desarrollaba como casi actualmente, pero el Viernes Santo destacaba por su silencio total, no se podían hacer faenas que originasen demasiado ruido, incluso en los bares  no se dejaba de jugar al dominó.

Feria de ganado: Solía celebrarse en los primeros días de mayo. Familias de raza gitana acudían con recuas de caballos, mulos y burros. En la venta de animales no existían documentos, bastaba con un apretón de manos ante testigos.
Una de las familias gitanas se afincó en el pueblo. El marido pelaba animales; la mujer y una hija vendían telas por las calles y los hijos se adaptaron a las faenas del campo.

Verbena de san Juan: Todos los años en esa fecha se organizaban bailes en el Río en la casa de Tomás y de Manolo “El Palmero”. A media mañana, cogíamos el camino polvoriento de la cuesta de Galiano y, después de pasar el día entre baños y bailes, se regresaba a altas horas de la noche.

Los Santos: El día de los difuntos tenía una peculiaridad y era que las campanas doblaban día y noche. El grupo de chavales que lo hacían recorrían el pueblo con una canasta para recoger alimentos.

Mayordomas: En aquellos tiempos, solamente había dos mayordomas para la Virgen y, normalmente se elegía entre familiares y allegados. La celebración era bastante austera, pues la situación económica no daba para mucho. Se hacía en sus casas y normalmente se servía vino y aguardiente del pueblo y unos dulces hechos por la familia y algunos que compraban en Coín.

Navidad:
La llegada de la fiesta era muy celebrada por los más pequeños, pues se presentaba la oportunidad de conseguir unas pesetillas pidiendo el aguinaldo, mayormente entre familiares y vecinos.
Por esta fiestas, solían venir de Coín vendedores de caña de azúcar que las troceaban para la venta; también, para juegos, colocaban en la pared una caña y, quien clavase una “perragorda ( 10 céntimos) en ella, se la llevaba.

                                             ENSEÑANZAS
Al principio de los cuarenta solo había en Guaro dos maestros: doña Aurora, niñas y don Joaquín, niños. Esto era insuficiente para todos los niños de Guaro.
Mi hermano y yo íbamos a las clases particulares con la “Mamaína”, madre de Luis Parra y con Salvadora Gallardo.
Después, vinieron don Mariano y una maestra, doña Manolita, esto hizo que pudiéramos entrar en el colegio.
Don Mariano fue un maestro muy competente y activo: lo mismo premiaba que castigaba. Aconsejaba a los padres de que siguiéramos estudiando al término de la etapa del colegio. Un grupo se marchó al Seminario como única posibilidad por la situación económica del momento y, que como recordaréis, solo se ordenó sacerdote el amigo José Carretero; otro grupo continuamos estudiando por las noches en casa del maestro.
                                                  COMERCIOS
Había tiendas que tenían asignadas un cupo de cartillas de racionamiento ( mi abuela, "La Ramirez”, María “La Mondeña”, Frasquita”Alonso”), eran las oficiales. Había otras tiendas que se le podían llamar libres, pues no tenía cupo de cartillas (mi madre, Antonio Sala, Juan Gil y “La Montana”). En estas pequeñas tiendas se vendía prácticamente de todo lo que se necesitaba en las casas: calzado, útiles de costura , comestibles, verduras, chacinas, tabaco, hasta tinte para la ropa, para el pelo todavía no se usaba. También ,se vendía todo lo que estaba racionado, pero de contrabando.

                                                  INDUSTRIA
                                       
Guaro en aquellos tiempos tenía cuatro molinos de aceite en donde se molía prácticamente toda la cosecha de aceituna, pues todavía no existía el verdeo, únicamente solo se preparaban para comer las que necesitaban cada familia. El aceite quedaba en las casas, el suficiente para el año, el resto se vendía.

También, había una destilería de aguardiente propiedad de Juan Vidales. La producción se destinaba al consumo local y pueblos próximos.

La ganadería fue muy importante para Guaro en aquellos años. Había un gran número de cabras que aportaban leche suficiente para todo el pueblo, incluso sobraba  para  hacer queso,  bien fresco o duro cubierto de aceite. La cabra también proporcionaba gran parte de la carne que se gastaba junto con la de cerdo.

La industria artesana era un factor importantísimo para la vida cotidiana del pueblo, aprovechando los recursos naturales del campo se confeccionaban utensilios y enseres para el trabajo, así:
Con sierpes de olivo y caña se confeccionaban canastos/as.
Con palmas, cestos para la compra, capachas para la comida del campo y soplillos.
Con esparto (crudo,  cocido o majado), espuertas, esteras y  serones para las bestias.
Con pita ( la más fina y resistente), sogas para atar las cargas, cuerdas, trabas para las bestias y alpargates, este era el calzado típico de la época, lo mismo servía para el campo que  para la ciudad; se hacía con un entretejido de cuerdas que luego se cosía a un trozo de goma  de coche.
Hablando de calzado, también había que calzar a las bestias y para ello tenía el pueblo dos estupendos herradores: Cristóbal Villasclaras y Manuel Sánchez, ambos herraban caballos, mulos y burros, pero las vacas era distinto, solo las herraba Manuel, en un tinglado que montó en la subida al Mocabel , en donde se inmovilizaba al animal.



                                         ASPECTOS DEL PUEBLO

Punto clave de la evolución:                  
                                                                   -Agua corriente.
                                                                   -Saneamiento.

Fue la base para la transformación de las viviendas que redundaría en el bienestar de las personas, su higiene y salubridad. Me viene a la memoria cuando veía a madre llegar a casa por la mañana temprano con un gran cántaro de agua desde la plaza; esta tarea suponía un gran esfuerzo físico, pero lo más grave era desprenderse de los desechos de las viviendas; en todos los entornos del pueblo había muchos sitios en donde se arrojaban, con el consiguiente perjuicio para la salud y malos olores.

Otra actuación muy interesante fue la conexión por carretera de Guaro con Monda, que dejó al pueblo a escasos minutos de la Costa, lugar de muchos puestos de trabajo para hombres y mujeres que antes solo dependían del campo.

Todo lo demás que se ha ido haciendo está muy bien, pues ha permitido mejorar el aspecto del pueblo y la convivencia ciudadana; pero eso es su envoltura, su traje, que, por supuesto, hay que seguir cuidando con  la colaboración de todos.
Con esta apreciación personal, no trato de minusvalorar la tarea sana y desinteresada de ninguna Corporación, sino que las cosas hay que situarlas en el tiempo y dentro de una escala de valores.

El recuerdo más impactante: el regreso del campo por la tarde noche de hombres y mujeres en grupos de caballos, mulos y burros, mezclados con piaras de cabras, montados en sus animales, mayormente las mujeres, con aspecto de cansancio después de una jornada de sol a sol, que era el horario habitual de trabajo de la época.

Personajes: Hubo bastantes personas que por su comportamiento y forma de ser destacaron entre los demás (por oficios).

Barberos: Antonio Santaella “Pancho”, era una estupenda persona, servicial y amigos de todos. Su barbería era el refugio de los jóvenes que no teníamos edad para ir a los bares. En la covacha de la escalera tenía una mesilla y allí aprendíamos a jugar al dominó. Su madre, Salvadora, tenía un pequeño bar en la misma casa y allí nos tomábamos unas copitas.

Pregonero y sacristán: Antonio”El Ciego” (muy inteligente). Reconocía a todo el que  le hablaba y se conocía todos los rincones del pueblo y  los puntos clave donde tenía que echar el pregón. Transmitía todos los comunicados del Ayuntamiento o cualquier acontecimiento. Tuvo la suerte de ser admitido en la ONCE y se marchó a Málaga.
La labor de la sacristía la llevaba muy bien, ayudado por un monaguillo.

En los pregones fue relevado por Pepe”Fuelle”, quien, por el defecto que tenía en el habla, no podía hacerlo igual.


                                           MÚSICOS

Los primeros años de los cuarenta tocaba el acordeón Juan Lara y le acompañaba Pepe “Fuelle” con el triángulo. Las actuaciones solína ser en los bares de la casa de Rafaela.
  Después vino José Valderrama con un acordeón- piano, formando orquesta con Andrés “El Cigarrón”, al bombo y platillos.
Por último, Pepe “Bocanegra”, que animó fiestas durante muchos años.

                                        VIDA SOCIAL

Guaro era un pueblo eminentemente agrícola y todas sus necesidades, casi al 90% eran cubiertas con productos del campo:
-Árboles frutales: olivo, almendro, higuera y naranjo.
- Siembra de la tierra.


SIEMBRA: En otoño se siembran productos para atender a personas y ganados.
Para personas: Trigo, habas gordas y garbanzos blancos.
Para ganado: Cebada, garbanzo negro, habas cochineras, altramuces y arvejas.
La siembra se realizaba con yunta de mulos y vacas y donde no se podía, el hombre con el azadón.

ESCARDA: Solía hacerse en los meses de febrero y marzo.

A finales de abril y primeros de mayo se realizaba la siembra del regadío con los tipos de verduras y hortalizas necesarias para el consumo familiar. Como llovía tanto, todos los arroyos, el río y muchas cañadas tenían agua todo el verano, por lo que prácticamente todas las familias disponían de algo de riego.

                                                      RECOLECCIÓN
Muchas familias se trasladan al campo y viven en casas y chozas en condiciones muy precarias, sin luz, sin agua  y ,en bastantes casos, no disponían ni de camas para dormir. Allí tenían su grupito de gallinas para abastecerse de huevos y muchos campesinos cebaban uno o dos cerdos para tener carne y tocino en invierno o bien venderlos para obtener un dinerito.

Al inicio del verano, se inicia la recogida de la siembra: arrancando garbanzos, yeros, altramuces y siguiendo con la siega de habas, cebada y trigo.

En junio, se produce la marcha de los segadores, conformada por los hombres más jóvenes, quedando las tareas del campo para los mayores, mujeres y los más pequeños. La zona habitual de la siega era después de Tarifa, en los municipios de: Facinas, Tahivilla, Zahara de los Atunes y Vejer de la Frontera.
Julio era el mes de la trilla. En todo el campo de Guaro había muchísimas eras, en donde con mulos, mayormente, tirando de una tabla o rulo, se va triturando toda la mies, para, después de ventada, llevar el grano y la paja al pueblo.

Con la llegada de agosto y septiembre, se  presenta la gran tarea de recoger las almendras y los higos, en lo que participa toda la familia. Es un trabajo bastante durillo. Las almendras con el vareo, recogida y descapote; los higos con su recogida, traslado al pasero y la retirada cuando se han secado. Al finalizar la recolección, las familias  comienzan a regresar al pueblo.
Ya están las almendras y los higos en Guaro, ahora hay que prepararlos para la venta y el consumo y entonces comienzan su labor las

PARTIDORAS
Eran mujeres jóvenes que se dedicaban a partir las almendras, sentadas en el suelo, con la espalda apoyada en la pared. Se ponían un saco en capucha sobre las piernas, en donde se depositaba la medida establecida: una cuartilla. Las almendras, una vez  partidas, había que limpiarlas y, para esta tarea, solían recibir ayuda de la madre o hermanos.


PREPARACIÓN DE LOS HIGOS
Una buena parte se envasaba en seretes de palma para pasarlos por la prensa, y, otra parte, se empleaba para hacer pan de higos, estos podían ser molidos o enteros. El pan de higos era un recurso estupendo como alimento para las familias por la situación que se vivía.

COMIDAS
En aquellos tiempos, todo lo que se hacía, venía condicionado por los medios de que se disponía, así para el
Desayuno: Se empleaba malta  (cebada tostada ) con achicoria, que se metía en un colador de tela dentro de la cafetera, que, por cierto, se volvía a utilizar varias veces.
Almuerzo: En invierno, la sopa hervida; en verano, la sopa por encima y el gazpacho fresco.
Cena: Algún tipo de cocido o puchero y algo de refrito y chacina.
Pan: solía hacerse de trigo (algo escaso), de cebada y de maíz, a este se le llamaba “pan de huevo”.

Llegamos a los últimos meses del año, noviembre y diciembre, en que aparecen los ACEITUNEROS: Eran grupos de hombres y mujeres del pueblo que se organizaban para ir a coger aceitunas, habitualmente a los grandes olivares que hay entre Antequera y Osuna. A estos se llamaban cuadrillas y estaban compuestos, normalmente, por miembros de la misma familia, aunque, en ocasiones, se unían a otra. La labor de la organización de estas personas recaía en unos hombres llamados manigeros, que eran los encargados de contactar con los dueños de las fincas y la marcha del trabajo.
                                                    COLADA  

Debajo del Ayuntamient,o había un lavadero adonde acudían las mujeres; pero, también, se trasladaban con bestias o andando al arroyo Monda, Seco y Hondo. Allí pasaban todo el día, regresando con la ropa seca. En invierno, cuando el tiempo era bueno, solían ir a los puentes del arroyito Iñana o al de arroyo Guaro.
El jabón que usaban se hacía en casa con asientos de aceite, cáustica y matagallos cocidos.
                                                            FUTURO

Os he hablado del pasado y un poco del presente, pero me gustaría deciros algo del futuro. Para ello solo disponemos de ideas, pensamientos y vivencias de personas que nos han precedido. Yo he elegido a un gran poeta andaluz, Antonio Machado, y a un maravilloso filósofo y emperador romano, Marco Aurelio.
Machado, en una de sus innumerables poesías,  tiene dos maravillosos versos, que dicen:
“Caminante no hay camino
Se hace camino al andar…”
De esto, los hombres del campo saben que, cuando se pasa varias veces por un mismo sitio, queda marcado un camino; pero el poeta no se refiere a este tipo de camino, sino al que vamos trazando día a día con nuestro buen hacer y en las acciones solidarias con los demás y que ha de servir de guía a los que nos siguen.
El filósofo tiene un compendio grandísimo de pensamientos y,  entre ellos, tiene este:
“  No perdáis el tiempo en averiguar lo que piensan, dicen y hacen los demás, emplearlos en hacer cosas buenas para la Comunidad”.
Si todos unimos nuestro camino particular y este gran pensamiento, podemos conseguir una estupenda convivencia que beneficiaría a este querido Guaro.
Bueno, y ahora ha llegado el momento de la despedida.
En la Legión tenemos la costumbre de,  al finalizar un acto social, brindar con una copa de leche de pantera, pero nosotros vamos a sustituir esta copita por el entusiasmo y cariño a nuestro pueblo, y por eso os pido, que puestos en pie, gritéis conmigo:


¡VIVA GUARO! ¡VIVA SU BONITA FERIA!