lunes, 17 de abril de 2017








                                                     





EL MAYORAZGO DE SABINIANO MANRIQUE DE LARA

 HISTORIA DEL CORTIJO DE SANTIESTEBAN CON SU MOLINO (1571-1719)

 

La Casa de los Manrique en Málaga

Como colaborador de los Reyes Católicos en la Guerra de Granada, Garcí Fernández Manrique fue designado primer alcaide y comendador de Málaga en 1487. Con esta posición privilegiada, los Manrique fueron acumulando propiedades en toda la provincia por donaciones reales o compras.


La Provisión real de los Reyes Católicos, concedida el 31 de diciembre de 1490, da la facultad a Garcí Fernández Manrique de Lara para fundar un mayorazgo a favor de su hijo, Iñigo Manrique de Lara.

 

En 1675, Sabiniano Manrique de Lara (Málaga, 1609-1679),  hijo de don Rodrigo Manrique, señor de Frigiliana, y de doña Francisca Manrique, señora de Las Torres de Alozaina y Chilches, vecino de Málaga, gobernador de Filipinas (1653-1663), caballero de la orden de Calatrava, hermano del difunto Íñigo Manrique de Lara, conde de Frigiliana, no tenía herederos forzosos y, en agradecimiento de los grandes favores que del mismo recibió, fundó un vínculo y mayorazgo por vía de donación agregándolo al que fundó el año 1491 el primer alcaide de Málaga, Garcí Fernández Manrique, su quinto abuelo, con todos los bienes y propiedades que tenía en Alhaurín el Grande, Coín, Monda y Guaro. Los bienes que incluyó en dicho mayorazgo fueron: en primer lugar, 17.798 ducados del principal de un censo que le pagaba la villa de Alhaurín el Grande, su concejo, propios, arbitrios y haciendas de diferentes particulares vecinos de ella, que fue la misma cantidad que los alhaurinos debían a unos prestamistas de Córdoba y Antequera para pagar a la Corona la compra de su jurisdicción y que al no poder pagarla, subrogaron el crédito en Sabiniano el 27-10-1665, el cual se había ofrecido a ello para evitar los embargos que amenazaban a la población, quedando hipotecados diferentes propiedades de los alhaurinos como garantía de los pagos que debían hacer a Sabiniano.

Un molino de aceite con su trojería y dos vigas en dicha villa enfrente de la Ermita de San Sebastián, linde con molino y tierra de siembra de los herederos de D. Juan Jigena y con el molino de aceite que está caído de Andrés Calvo.
Un cortijo y tierras que llamaban la Fuente del Peral, linde con tierras de María de Aranda y con tierras de su sobrino Rodrigo Manuel Fernández Manrique de Lara, conde de Frigiliana, que estaba arrendado por diez fanegas de trigo a renta fija cada año.
La casa que estaba en dicho cortijo.
Cuatro censos cargados sobre olivares, huertas y viñas en Fadala, Salmerón, Huertas Bajas y en Monda.
Un pedazo de olivar que estaba en el cortijo, que poseía el dicho su sobrino y lo labraba con otro en la Huerta Vieja.
Tres olivares en el partido de Fadala 
Un pedazo de tierra de monte de 23 fanegas que compró a Damián Valiente en el Rincón de Osorio linde con camino que iba al convento de los Ángeles.  
La herencia que le tocó de su hermana María Manrique, monja difunta, consistente en diferentes bienes en término de Coín, incluidos los cortijos de Terrasa en Pereila y de Santiesteban en el Arroyo Santo, término de Guaro.

Un molino de harinas de dos paradas en Guaro en el Arroyo Seco.
Un tablero de huerta llamado de la Puerta de Coín cercado de tapias y otra huerta con casa llamada de Nogales en el camino de Málaga.
Cuarenta y dos censos cargados sobre casas, huertas, viñas, olivares, molinos de harinas y de aceite, tierras y otros bienes, en los términos de Coín, Guaro y Monda.
Y, a continuación, cedió en derecho el mayorazgo al dicho su sobrino Rodrigo al cual traspasó la prerrogativa de poder embargar todo el término municipal de Alhaurín el Grande en caso de que no pagaran los réditos del censo que le debían por el préstamo que les hizo, haciéndolo dueño y señor de aquella villa y su jurisdicción.
 Fuente: (diariolafontana.es).

Todos los datos aquí contenidos pertenecen a D. Francisco Santos Arrabal y su viuda, vecinos que fueron de Alhaurín de la Torre.


Una vez conocida la casa de los Manrique, vamos a centrarnos en el Cortijo de Santiesteban y su molino. Se citan dos molinos: el de Santiesteban y el de Arroyo Seco (puede ser el conocido como de Fidel o de San Enrique)
D. Sabiniano quiere censar todo su patrimonio para fijar el mayorazgo. Nos fijamos en este documento solo en lo relativo a las posesiones en Guaro, Río Grande, Cortijo de Santiesteban y molino.
Era costumbre arrendar las tierras de los terratenientes y fijar las condiciones del contrato. Las escrituras están fijadas por Antón de Vargas Machuca, escribano público, a partir de 14 de noviembre de 1675. Fundación del mayorazgo ante Juan Ruiz de Santillana, escribano público, 1675.
La casa Manrique emparenta con la casa de Aguilar, Montellano y Fernán Núñez, que, a su vez, emparenta con los condes de Guaro.
El documento consultado se encuentra en la biblioteca de la Diputación de Málaga, calle Ollerías. Consulta mayorazgo de Sabiniano Manrique de Lara, Legajo 3, páginas 59 a 79.


CORTIJO DE SANTIESTEBAN Y SU MOLINO
Un pedazo de tierra, que llaman Cortijo de Santiesteban, Arroyo Santo, término de la villa de Guaro, que da a la parte de Río Grande, lindando con dicho arroyo y con tierras que fueron de Juan Portillo (de Monda) y con el monte de dicha villa y con el cauz de agua del molino.
Un molino de dos paradas con su huerto y cuatro fanegas de tierras de sembradura en término de dicha villa de Guaro, lindando con arroyo Santo, arroyo Seco y con el cortijo de la partida antecedente, así como con la Dehesa de Arroyo Santo y el camino real que va a Tolox y Yunquera (lo que hoy es la carretera).El molino está dado a renta a Joseph Domínguez y las tierras, a Salvador Guillén Ruiz, por 13 ducados (11 reales  y 1 maravedí el ducado o 375 maravedís) al año, (último documento, 8/6/1719).
-       Diego Medina y Cepeda, vecino de Guaro, impuso censo a favor de la señora doña María Manrique de Lara, monja en Coín, de una gallina de perpetuo y 860 ducados de principal (capital que se da a rédito). Renta anual de 9619 maravedís (25 ducados) sobre cortijo, tierras y un molino que llaman de Santiesteban, (23/7/164), cuya legitimación es la siguiente: (A partir de aquí se retrocede en todo el proceso que abarca desde 1571 a 1719).
-       Don Luis Tello de Eraso, don Francisco Tello de Eraso, herederos de Miguel de Eraso,, repostero de camas de Fernando el Católico y poseedor de muchas fanegas en Guaro en 1491, (cortijo de don Tello) ,que vivían en Coín, y Pedro Colmenares, como marido de Bernardina Tello de Eraso, vecinos de la villa de Coín, vendieron de mancomún a Gonzalo Fernández Colmenero, jurado de la ciudad de Sevilla, una moraleda y tres hazas de tierra en término de Guaro, de la que se otorgó escritura en Coín ante Andrés Pérez, escribano público, el 9 de agosto de 1571.
-       Pedro de Colmenares y su mujer, doña Bernardina Tello de Eraso, vendieron a Gonzalo Fernández Colmenar otras 10 fanegas frente al molino que llaman de Santiesteban, con escritura ante Baltasar de Molina el 3 de mayo de 1572. Luis Tello y Francisco Tello vendieron 6 fanegas lindantes, con escritura ante Baltasar de Molina el 1 de julio de 1572. Pedro y doña Bernardina vendieron un molino de pan de moler con 4 fanegas de tierra a Gonzalo Fernández Colmenero y un huerto dentro de ellas que llaman el molino de Santiesteban que linda con: Río Grande y el río arriba hasta la presa de dicho molino y el huerto que estaba debajo del cauz a dar al río de Las Viñas (Ojén o Seco), 255 ducados: 55 al contado y los 200 restantes a censo. Escribano, Baltasar de Molina 2-12-1572.
-       El dicho Gonzalo Fernández Colmenero redimió 50 ducados (parte de los 200 que quedan impuestos sobre el dicho molino y tierras) de los cuales, Pedro Colmenares y doña Bernardina Tello de Eraso, su mujer, otorgaron escritura de redención a favor del referido en Coín, 25/6/1575, ante Baltasar de Molina, escribano público.
-       El referido Gonzalo Fernández Colmenero redimió otros 50 ducados de los 200 que escrituraron Pedro Colmenares y doña Bernardina Tello de Eraso en Coín, ante Baltasar de Molina a 16/4/1576.
-       Por muerte de Gonzalo Fernández Colmenero, heredó las dichas tierras y molino doña Luisa Fernández Colmenero, casada con Hernán Martínez de Cartagena, los cuales redimieron los restantes 100 ducados, cumplimiento a los 200 ducados que estaban impuestos sobre dicho molino y tierras y doña Bernardina Tello de Eraso, viuda de Gonzalo, otorgó escritura de redención de los dichos 100 ducados. En Coín, Marcos de Molina, escribano público a 9/11/1579, con lo cual quedó dicho molino y tierras libre de carga del expresado censo de 200 ducados.
-       Por el testamento que otorgó Baltasar de Molina en la villa de Coín ante Francisco Gómez, escribano público de ella a 10/10/1580, consta en una de sus cláusulas que el molino, tierras y cortijo que había comprado en término de la villa de Guaro a Hernán Martínez de Cartagena y a doña Luisa Fernández Colmenero, su mujer, habría sido para doña Ana de Alvarado, hija menor de Cristóbal López Peláez y de doña Ana de Alvarado, su mujer, por haberlo comprado y pagado con dinero de su tutela.
-       Alonso de Palencia, vecino de la ciudad de Antequera, por sí, y en poder de la dicha Ana de Alvarado , su mujer, otorgado en dicha ciudad ante Gabriel Durán, escribano público a 11/12/1581. Vendió a Diego de Valdespino, como principal, y a Marcos de Molina, como escribano público de la villa de Coín, como su fiador en dicho molino de pan moler, con las tierras que le pertenecen y un cortijo, que llaman de Santiesteban, que se compone de tres hazas de pan llevar de monte raso, en término de la villa de Guaro, lindando las unas con las otras y todas ellas con el arroyo que viene de las Viñas (arroyo de Ojén, Viñas o Seco) hasta dar a dicho molino y, desde este, el cauz arriba, hasta dar en la presa de él y ,al río arriba, hasta dar en donde entran el arroyo Santo y el río Grande y, el arroyo arriba, hasta dar al mojón que está junto a dicho arroyo Santo y ,desde este mojón, a dar al monte Realengo (Dehesa).
-       Asimismo, se compone dicho cortijo de 16 fanegas (6440metros cuadrados la fanega= 10 hectáreas y 300 áreas) de tierra, que quedan puestas en los parágrafos 3 y 4 de este asiento y están, frente a dicho molino del otro lado del río, lindando con tierras de don Francisco Tello de Eraso, como todo parece de la escritura de venta en Coín ante Francisco Gómez, escribano público a 21/3/1582.
-       Y otra escritura, otorgada en la villa de Coín, ante el dicho Francisco Gómez, el 8/4/1582, los dichos Diego de Valdespino y Marcos de Molina hicieron cesión del referido molino, tierras y cortijo en la señora doña Ana Bazán, como madre, tutora y curadora de la señora doña Francisca Fernández Manrique, declarando que lo habían comprado para dicha señora como más pormenores en la escritura citada.
-       Los señores don Rodrigo Manrique de Lara y doña Francisca Fernández Manrique, su mujer, dieron censo perpetuo a Jerónimo Pascual, vecino de Tolox, el dicho molino, que dicen de Santiesteban, con el sitio y tierras que le pertenecían, en precio de 12 ducados de renta perpetua al año, pagados de por mitad por los días del Señor San Juan y Navidad, con la condición de derecho de tanto y obligación de pagar la décima, siempre que se vendiese, de que se otorgó escritura en Coín, ante Marcos de Molina a 15/8/1599.
-       Por muerte de la señora doña Francisca Fernández Manrique, se hicieron particiones de sus bienes a su hija y a sus hermanos, que pasaron ante Blas Pizarro, escribano de Málaga, y se aprobaron por la justicia de ella, el 1/2/1623 y, en ella se adjudicaron a dicha señora, doña María Manrique de Lara, el referido censo perpetuo de 12 ducados impuesto sobre dicho molino, como también el cortijo que llaman de Santiesteban, como consta en dichas particiones que están en el legajo de testamentos y particiones n.º 13.
-       Después, Cristóbal Osorio de Figueroa, en nombre de la dicha señora doña María Manrique de Lara, dio a censo redimible a Juan Moreno Bohórquez, vecino de Guaro, el cortijo arriba expresado, que llaman de Santiesteban, en precio de 12 ducados al año, por 620 ducados de su principal a razón de 20 el millar (2 el ciento o por ciento) pagados de por mitad los días de San Juan y Navidad, de lo que se otorgó escritura en Coín, ante Francisco de Salvatierra, a 20/1/1638.
-       Después de lo cual, la dicha señora doña María Manrique de Lara volvió a tomar el dicho molino por estar quasi arruinado, como también el referido cortijo, que llaman de Santiesteban, así por haberlo dado a censo a Cristóbal Osorio de Figueroa sin poder de dicha señora a Juan Moreno Bohórquez, como por haberse este ausentado sin dejar bienes de que cobrar, más los 100 ducados que estaba debiendo de rédito de dicho censo.
-       Y, después, la señora doña Margarita de Távora y Meneses, primera condesa de Frigiliana, en virtud del poder de la dicha señora, doña María Manrique de Lara, dio a censo a Diego de Medina, vecino de la villa de Guaro, el referido molino y cortijo que llaman de Santiesteban, en precio de una gallina de perpetuo y de 13 ducados de renta, redimible al año por 860 ducados de su principal, a razón de 20 el millar, puestos y pagados en la villa de Alhaurín: la gallina en una paga por el día de Navidad y los maravedís en dos pagas iguales el 1 de agosto y Navidad de cada año, con la condición de, que siempre que se vendiese dicho molino y cortijo, ha de ser a persona legal, llana y  abonada y no, a las en derecho, prohibidas y , que todas las veces que llegue el caso de su venta, se ha de requerir al poseedor de este mayorazgo para, que si lo quiere elegir por el derecho de tanto, lo pueda hacer, teniendo para ello término de 30 días, contados desde el requerimiento y, no queriéndolo, se le ha de pagar la 10.ª parte del precio en que se vendiese y a la seguridad de dicho censo y paga de sus réditos, hipotecó el dicho Diego de Medina Cepeda, por expresa y especial hipoteca una casa que tenía en la villa de Guaro y  que lindaba con las casas de Diego Hernández y con casa de Juan de Aguas; asimismo, hipotecó dos suertes que tenía en la villa de Guaro que lindaba con viñas de Cristóbal García y de Cristóbal Martín y con el arroyo Seco; asimismo, un cortijo que llaman de la Jara que tenía en término de la villa de Coín que lindaba con tierras de Francisco Bernal y de Antonio Rodríguez Ruiz y se sometió a la justicia de la villa de Alhaurín y se obligó a pagar a la persona que fuese a cobrar el censo 12 reales de salario en cada uno de los días que se ocupare de ello con las de ida y vuelta y, con la condición de que el principal de dicho censo redimible se pueda redimir en dos pagas, cada una de la mitad, como todo parece de la escritura de imposición que se otorgó en la mencionada villa de Alhaurín ante Juan Rayón, escribano público, 23/7/1641.
-       Por muerte de la señora doña María Manrique de Lara, sucedió en el dicho censo redimible de 860 ducados y una gallina de perpetuo el señor don Sabiniano Manrique de Lara, su hermano, como heredo instituido por tal testamento, que dicha señora otorgó en la ciudad de Málaga ante  Miguel Ruiz del Pozo, escribano público a 2/6/1649.
-       Por muerte del dicho Diego de Medina Cepeda, heredaron dicho cortijo y molino: Juan de Medina Cepeda, Cristóbal Domínguez Berrocal, su hijo y yerno, los cuales en mancomún vendieron a: José Domínguez, Salvador Ruiz Guillén, Alonso Jiménez Mallén y Juan de la Jara, vecinos de la villa de Guaro el referido molino y cortijo, con el cargo de dicho censo de 860 ducados de principal redimibles, cuya escritura de venta se otorgó en la villa de Guaro ante Juan de la Jara, escribano público a 27/7/ 1653.
-       Los dichos José Domínguez, Salvador Ruiz Guillén, confesando ser poseedores de dicho cortijo y molino de Santiesteban, reconocieron de mancomún por dicho censo perpetuo de una gallina y 13 ducados de censo redimible al año por 860 ducados de su principal, a favor del dicho señor don Sabiniano Manrique de Lara y a la seguridad de dicho censo hipotecaron por expresas y especiales hipotecas: Salvador Ruiz Guillén, una viña que tenía frente a la villa de Guaro en camino de ella, que lindaba con el camino real que va a Río Grande, con viñas de Diego de Medina y de Manuel de Rueda, declarando pagando sobre ella 10 reales de censo a Su Majestad. Una casa que tenía en dicha villa lindando a la espalda  con Juan Domínguez y dos calles reales, sobre las que se pagaban 2 reales de censo a Su Majestad. José Domínguez hipotecó una viña de 12 obradas que tenía en término de la villa de Guaro lindando con: Bartolomé Ruiz Clavellina y con la dehesa de dicha villa; una casa que lindaba con Juan Gómez Gallardo, Juan Benítez y la calle real, 2 reales de censo a Su Majestad, como todo parece en la escritura de reconocimiento, en Coín, Juan de Porras, escribano público a 21/11/1667.
-       Los dichos Salvador Ruiz Guillén y José Domínguez reconocieron de mancomún por dicho censo perpetuo de una gallina y 13 ducados de censo y renta al año a favor del Excelentísimo don Rodrigo Manuel Fernández Manrique de Lara, conde de Frigiliana y Aguilar, como sucesor en el mayorazgo que fundó don Sabiniano Manrique de Lara, su tío, cuya escritura de reconocimiento dada en Coín, Juan de Porras, escribano público, a 14/1/1680.
-       Salvador Ruiz Guillén y José Domínguez vendieron a Juan Pérez Albarrán, de Coín, el referido cortijo y su molino, que linda con: río Seco; río Grande; camino que va de las villas de Tolox y Yunquera a Coín y Málaga ( trazado de la carretera actual más o menos), en Guaro, ante Juan Bautista Ballesteros, escribano público, a 6/4/1685.
-       Juan Pérez Albarrán y su mujer, Juana de la Cruz, venden, en las mismas condiciones de censo, a Pedro Ruiz Moyano, el Mozo, vecino de Guaro, por escritura en Guaro, ante Cristóbal de Sepúlveda, escribano público, a 12/11/1687.
-       Don Juan Ruiz Guillén ( que fuera alcalde de Guaro), suponiéndole ser poseedor del dicho cortijo y molino, aunque solo tenía un pedazo de tierra,que llaman de Santiesteban, reconoció por dicho censo redimible, de 860 ducados de principal, y por sus réditos al año, a razón del 30 por mil o 3 por ciento, conforme a la última pragmática de Su Majestad, 283 reales y 28 maravedís (9650 maravedís; 25,73 ducados) y por una gallina de perpetuo a favor del Excelentísimo señor don Iñigo de La Cruz Fernández Manrique de Lara Ramírez de Arellano, conde de Aguilar, Frigiliana y señor de los Cameros, como sucesor en la casa y mayorazgo que Gozó el dicho Excelentísimo señor don Rodrigo Manuel Fernández Manrique de Lara, conde de Frigiliana y Aguilar, su padre, cuya escritura de reconocimiento se otorgó en la villa de Coín ante Luis de Torres Lobatón, escribano de Su Majestad y público de número de la ciudad de Málaga a 11/5/1717.
-       Habiéndose reconocido que el dicho don Juan Ruiz Guillén era solo poseedor de una pedazo de tierra de dicho cortijo (se entiende en arrendamiento) y, que por muerte de los referidos Salvador Ruiz Guillén, José Domínguez y Pedro Ruiz Moyano, que eran los que antes poseían el resto del cortijo y molino expresado, lo habían heredado, cortijo y molino, sus hijos y herederos que lo fueron: el referido don Juan Ruiz Guillén (alcalde de Guaro); Francisco Guillén; Fernando de Rojas, como marido de Juana Vidales Guillén; María Jiménez Guillén, viuda de Francisco Gómez; José Domínguez Romero; Fernando Romero; Francisco García, como marido de María Romero; José Berrocal, como marido de Mariana Romero; Sebastián Domínguez; José Lara, marido de Juana Romero; Francisca García, viuda de Pedro Moyano; Antonio Aguas, como marido de Elvira Martín de Martos; Lázaro Montero, como marido de Ana García, y, como poseedores que eran de dicho cortijo y molino, se les pidió, por parte del dicho Excelentísimo Sr., otorgasen de mancomún nuevo reconocimiento de dicho censos, de maravedís y gallinas, dando por nulo el que había otorgado el dicho don Juan Ruiz Guillén, por no ser cierta la relación de él y, habiendo tenido a bien todos los referidos, confesando ser poseedores del expresado cortijo y molino, que llaman de Santiesteban, declarando que está en término de la villa de Guaro y, que dicho cortijo, linda:
 Por la cabezada, con el monte de la Dehesa de Arroyo Santo.
 Por la parte baja, con Río Grande.
Por la de levante, con Arroyo Seco, que baja del Puerto de Ojén.
Por la de poniente, con Arroyo Santo.
Y, por otro lado, con tierras de Lázaro Villalobos y de Juan Portillo, vecinos de Monda.
Reconocieron de Mancomún por dicho censo redimible de 860 ducados de principal y por sus réditos al año, a razón del 30 por millar o 3 por ciento, 283 reales y 28 maravedís (25,73 ducados) y por una gallina de perpetuo a favor del dicho Excelentísimo Sr. Don Íñigo de la Cruz Fernández Manrique de Lara y Ramírez de Arellano, conde de Frigiliana y Aguilar, señor de Los Cameros, y se obligaron a pagar al señor conde y aquel que le sucediese en este mayorazgo el dicho censo, en la villa de Alhaurín o en la de Coín, los maravedís en dos plazos y pagos iguales, por los días del Señor San Juan y Navidad y, con esto último, la gallina y a pagar a la persona que fuese a la cobranza del referido censo, 12 reales de salario en cada día de las que se ocupare en ello, más los días de ida y vuelta y dieron por ninguna y de ningún valor la del dicho don Juan Ruiz Guillén ( que es la que queda puesta en el parágrafo antecedente), para que no haga fe en juicio ni fuera del como todo lo expresado, consta de la escritura de reconocimiento, otorgada por los referidos, en la villa de Guaro, ante Miguel de Lara Gales, escribano público de ella, a 8/6/1719.
                                                                                                       
FIN




jueves, 19 de enero de 2017

DOCUMENTOS CATASTRALES DEL ARCHIVO HISTÓRICO PROVINCIAL DE MÁLAGA





El Catastro municipal es un documento oficial que recoge la distribución de todas las parcelas del término municipal de Guaro y la relación de propietarios, muchos de ellos sin escrituras, pero sí pagando la contribución.
Esta relación ofrece la posibilidad de conocer los doce polígonos en los que se divide el Catastro. Muchas personas recurren a él para localizar propiedades o para ejercer algún derecho sobre ellas cuando hay conflicto o algún vecino decide cambiar lindes e incluso propiedad por alguna información al respecto.
Durante muchos años, los guardas del campo, entre los que se encontraban Miguel Fernández Gil , Cascarillas o Antonio Lara, Respinga, sabían las lindes de los términos y aclaraban dudas sobre delimitaciones: eran peritos del término.
Referencias catastrales del Archivo Provincial
16600
16687
16830
16916
17015
18214
19527- 19532, hojas catastrales sin fechas.
Planimetría
2626 a 2635 escala 1:500
Aspectos de cada referencia:
Años que abarca el Catastro.
Minuta de la memoria del proceso catastral.
Libretas de campo, polígonos del 1 al 12.
Características de los polígonos.
Cuaderno de prorrateo.
Boletín oficial de la Provincia (B.O.P.) en el que se recoge.
Resumen de superficie y cultivos de los polígonos.
Índice alfabético de los propietarios de cada momento.
Variaciones gráficas.
Planos y croquis.
Instancias, reclamaciones y otros documentos.
Pliego de reparos.
Edad de los planos
Desde 1897 a 1976.
Referencias municipales corporativas
En el número 16916, aparece la corporación municipal de 20 de agosto de 1927, época de la Dictadura de Primo de Rivera:
Alcalde: Fernando Jiménez Moreno.
Secretario: Juan Domínguez Mancilla.
Concejales:
José Gómez; Francisco Jiménez; José Gómez; Juan Valverde; Juan Bellido.
Encargado del Catastro: Don Antonio Novoa Fernández.
Propietarios curiosos:
Enrique Crooke, coronel instructor del proceso de Guaro y Tolox de la Causa General por la que fusilaron a los miembros de la izquierda de Guaro, entre ellos Los dieciséis.
José Aurelio Larios, marqués de Guadiaro.
Marqués de Castelar, herederos de los condes de Guaro.
Bosh Calvache, del que no tengo noticias.
Información de interés
El Archivo Histórico Provincial de Málaga se encuentra en calle Martínez de la Rosa. Tiene aparcamiento propio. El horario de consulta termina a las 13 horas.
Tiene ordenadores a vuestra disposición para consulta y servicio de fotocopias de planos.
Si queréis sacar fotos, tenéis que rellenar un formulario y os lo conceden: son todos muy amables.
Antes de entrar, consultar la sala de documentación para obtener la referencia con su año correspondiente. Luego, rellenáis una ficha de petición del documento y a consultar.
Espero que sea de vuestro interés.